Infinitos

¿Quieres algo más de Miss Nothing? ¡Pues aquí les va unos cuantos Infinitos!

Niebla

Tu partida ha sido dura mientras el alba anhela tu regreso. Las noches lloran tu adiós. Tengo sed de tu ser cuando deambulo por las calles acallando el corazón roto que dejas. Eres como una estrella fugaz: te veo de cerca y pareces llegar, pero solamente solo eres algo que puedo admirar. Por Miss Nothing…

Amapolas de París

Veía… Tu cara familiar meciendo mi memoria, en una euforia al azar, con destreza de alegoría… Que fuiste… Algo que no pude predecir, reacción que pudiste dar, ya que no la pude inferir… sólo nos quedó abrazar. Pensaba… Química en mi cuerpo revolviendo mi estómago, Confundiendo mi espíritu. Irracionable mi racionalidad, Mi corazón palpitar Mis…

Un cigarro y una rosa

Miras una de las ultimas bocanadas de humo salir de sus labios, esos dulces labios que un día eran de desearse; ese aire puro que cualquiera hubiera querido respirar; esos suspiros profundos que exhalan con dedicación… Pero cariño, este es el último cigarro, y tu rosa se ha secado, mi corazón ha caducado; pero qué…

¿Los fantasmas sueñan con ovejas muertas?

Pirlto este día se encuentra triste por esta razón: Ayer, mientras soñaba en aquella fría noche, vio dentro de sus sueños a un hombre cuya barba rojiza llegaba hasta el suelo montando un corcel blanco; de pronto, este hombre frenó, y vio hacia los ojos oníricos de Pirlto, con ojos entrecerrados, como si se percatara…

Poemas de Noliven: #2

La lluvia que no es de tu cuerpo nada dice acerca de  tu andar. El día en que te perdí, el día en que te olvidé, el día en que te hallé y la lluvia, de nuevo. Las miradas ya no caben en tus ojos, tan estrechos; te encuentro y no eres tú pero llueve…

El mito del eterno retorno

Lenny escuchaba el sensual sax de aquel hombre corpulento, con brazo robotizado, llamado Raoul; la manera en que presionaba las teclas; la presión de su boca sobre la pipa, su cara morena que se tornaba marrón; todo describía su vida en un estridente show nocturno. Las luces de neón, como invasoras, acaparaban los colores del…

Poemas de Noliven: #1

¡Qué hora tan propicia para llamar tu mirada, para pensarte desde el balcón! El atardecer se atreve ya sobre las colinas, allá, tan lejos y verdaderamente luminoso.   Esta ciudad arrinconada de a poco se rinde, el cauce de los ríos se asienta en un tiempo más espeso. El polvo entre calles se deja caer sobre todas…

La fénix y el basilisco (cuento corto)

Hace mucho tiempo, en un bosque mágico, tres razas convivían. Al frente estaban los majestuosos venados que con su fantásticas cornamentas daban paso al sol y a la luna. Luego, volaban las águilas majestuosas y orgullosas que servían como guardianas a los venados y que, además, acarreaban las lluvias al bosque. Al final, se encontraban…

El Jardín y la Noche

Fragmentos recogidos de un laberinto nocturno. Campanas mártires suenan en mis oídos, como alabando a dios sin ser merecido, y en las flores toda te he besado, esta noche, amor, moriremos juntos. Como cuando amábamos a distintos, todo el sabor a miel pudimos rechazar, y entre las sombras y entre nosotros mismos, rodamos al suelo,…

Ser poeta

Estar en una lucha; luchar por una estrella que brille en nuestra guerra; que limpie las cenizas con su luz de aurora, y el tiempo inunde las ruinas del mundo, con sus relojes sincronizados. La tempestad es una musa, una musa inquebrantable; ni Dios puede contra ella. Por Erick Orel. © Todos los derechos reservados.

Lacertilia de acero

Cayó en mi llama del diluvio de fuego. El gris se ha moldeado de nuevo siendo yo ahora… … un lagarto de acero… … que veloz recorre la cuerda y con fuerza toca su esencia… llenando de poder a todo aquel que escucha su llamado. El rey alza su visión imponente y reúne toda su compañía;…