Nunca tuve vicios | Dulce Karen Munguía Cruz

Nunca tuve vicios,
pero me superó el deseo de acariciar tus labios con los míos.
Tu cercana respiración, la textura de tu piel.
A pesar del whisky degusté el néctar de tu lengua,
y como olvidar el Balenciaga que embriagaba tu cuello.

Amapolas de París | Diego A. Moreno

Veía… Tu cara familiar meciendo mi memoria, en una euforia al azar, con destreza de alegoría… Que fuiste… Algo que no pude predecir, reacción que pudiste dar, ya que no la pude inferir… sólo nos quedó abrazar. Pensaba… Química en mi cuerpo revolviendo mi estómago, Confundiendo mi espíritu. Irracionable mi racionalidad, Mi corazón palpitar Mis…

Otros tres poemas | Albert Brown

Las telas de tu recuerdo Desperté envuelto dentro de una Sábana rota y congelada, soñando que no soñaba; traté de levantarme, de desenmordazarme, pero, me di cuenta, lo analicé, y pensé sin soñar que soñaba, y que la sábana era dulce y frío dormir de mi pasado… Y de tu recuerdo ajado. ⊕ Completa concentración…