Pentáculo

Originalmente publicado en Kentucky Fried Lit:
Esa mano baja lentamente hacia el suelo. Se mueve. Se encuentra. Punto por punto se desliza entre ángulos agudos, obtusos, conteniendo el pulso para que los huesos no se achaquen con su trémulo espanto, hasta que la obra termine. Pero falta un tramo y éste se queda en suspensión.…

Obviamente: Discreto

Discreto, pensamiento discreto, que se mete en aquellas curvas grises, se inunda y empapa toda carne y electrodos para obsesionarme con ideas extrañas, con fundamentos irracionales que al fin del día se convierten en racionales; discreto es, discreto pensamiento, se vuelve ruidoso, belicoso, mordaz al enredarse entre neuronas, recreando océanos en selvas, secando bosques en…

Hace cinco años

¡Dios! Quítame este cáliz de encima, que lo usaré para embriagarme mil noches y profanarme con sinfín de burradas. ¡Dios! ¡Dios! Haz a un lado esta copa dorada que no me fue destinada; aléjala, manténla a kilómetros, a millones de leguas lejos de mí, donde mi lujuria por ambición y ambición por lujuria no se…

El autoestop del juicio final

Originalmente publicado en Kentucky Fried Lit:
Rafael mantenía todo su empeño en que algún conductor le dejaría ver con cara desconfianza y se pararía en la acotación para darle un autoestop. Así fue durante horas. Hasta que llegó la temida noche, donde los monstruos nocturnos de la carretera lo acosarían en cada paso descuidado que…

Lo más primitivo de tu ser

Originalmente publicado en Kentucky Fried Lit:
Dame espacio, Natura, aleja tu aire y rayos solares, resguárdame de sociedades, culturas, y sus malditas costumbres; y déjame en paz; dame paz; hasta que el horizonte forme aquel feliz gigante que alguna vez me dio sosiego y ahora tanto anhelo. O has lo que quieras, Natura, pero te…

El rostritorcido

Originalmente publicado en Kentucky Fried Lit:
Era de noche y hacía frío. Yo estaba caminando, pensando en ella, claro, y fumándome mi vape. No tenía nada qué perder, porque ya había perdido a esa mujer como también a mi trabajo. Pero tal vez hubiera podido reconquistarla. No lo hice. Entonces, mientras hacía lo mío, mis…

Los señores de las letras —y sus categorías

Originalmente publicado en El blog de un depresivo:
Por mi parte no tengo que hablar de dones extraordinarios, tampoco de periplos que me llevaron a la Gran Europa o a la Antigua y Atiborrada Asia. Nope, nopales. Pero bueno. A mi percepción, al menos dentro de la carrera que yo estudié —Literaturas Hispánicas—, puedo comentarles…

Fantasma invisible

Originalmente publicado en Kentucky Fried Lit:
Deseo, deseo tanto… Deseo tanto seducirte con mis palabras, con mis conceptos elocuentes, con mis dedos que otrora fueran de escritor, con mis cejas que carecen de intelectual, con mi obstinación fantoche en ser un gran campeón, con mis labios incoloros que hablan con palabras de poca razón. Vulgar,…