Ser poeta

el

Estar en una lucha;
luchar por una estrella
que brille en nuestra guerra;
que limpie las cenizas
con su luz de aurora,
y el tiempo inunde
las ruinas del mundo,
con sus relojes sincronizados.

La tempestad es una musa,
una musa inquebrantable;
ni Dios puede contra ella.

Por Erick Orel.

© Todos los derechos reservados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s