Alud

el

Tengo el sueño de despertar.
Una langosta se come mis ojos,
y veo todo más claro que nunca.

Cae el agua de la fuente hacia el abismo,
y la lluvia ha comenzado.
Cae como peso muerto,
y yo miro al cielo,
pero estoy ciego.

Oh langosta,
no te comas mi corazón;
con él veo lo invisible y lloro color rojo.

Cada latido: una lágrima,
que llega hasta mis pies…
Y entonces puedo caminar.

Por Erick Orel

© Todos los derechos reservados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s