Noctuario

Es hora de dormir
y morir un poco.
La noche ha llegado
y los parpados caen
como yunques de plomo.

Pienso en lo que hice y no.
¿Y qué más da?
Un día menos en mis días por haber.
Pero vi, sentí y probé
todo lo que pude
de esta realidad.

Tal vez hoy sueñe que soy un león,
y mañana despierte con garras
y con un espíritu feroz.
O pueda no soñar
y no sentir nada,
ser nada en la eterna nada;

el lugar donde estuve antes de nacer.

5 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jim Valero dice:

    Un “noctuario” es un diario nocturno, donde se anota lo que acontece cada noche. “Noctuario” es un fino y delicado poema de Eric Oriel en el que, con una economía de elementos poéticos, nos presenta un momento de reflexión antes de dormir.

    El poema se divide en tres estrófas. En la primera, el poeta (el cual no es necesariamete el escritor) se encuentra a punto de dormir, “y morir un poco.” La imágen de como “los párpados caen/ como ynques de plomo” sugiere un gran cansancio, aunque aun no sabemos la causa. La estrófa contiene una gran cantidad de asonancias en /o/, lo cual le da un tono de profunda paz y tranquilidad a los versos. Las dos rimas, “dormir/morir,” “como/polmo,” contienen también el fonema /o/.

    La segunda estrófa continua en el tiempo presente. El poeta reflexiona en lo que hizo y lo que dejo de hacer durante el dia. Esto le toma tan solo un verso, ya que la reflexión la descarta en el segundo verso de la estrófa, indicando que en realidad no importa, ya que es tan solo “Un día menos en ´[sus] días por haber.” Los tres versos finales en esta estrófa contienen, a mi parecer, el tema del poema: “Pero ví, sentí, y probé/ todo lo que pude/ de ésta realidad.” En otras palabras, ya que no hay nada que podamos hacer ante el devenir del tiempo y sus acontecimientos, lo imporatante es vivir con pasión, lo cual el poeta Romano Horacio lo designó con la farse Carpe Diem, “vive el momento.”

    La tercera estrófa continua con la idea que ni el el sueño tenemos control sobre lo que pasa, ya que el poeta podría soñar en ser un león, lo cual lo predispondría a levantarse con “un espíritu feroz,” o podría también “no soñar/ y no sentir nada,” regresando asi al “lugar donde estuve antes de nacer.” Esto vendría a reforzar el tema de Carpe Diem, “vive el momento,” ya que si no podemos hacer nada ante el paso del tiempo (“Un día menos en mis días por haber,”), y nuestro destino es finalmente regresar a la “nada,” al “lugar donde estuve antes de nacer,” lo único que nos queda es “ver, sentir, y probar” todo lo posible.

    En resúmen, el poema es una versión contemporanea de la corriente del Carpe Diem. En tan solo 6 oraciones, y tres estrófas, el poeta logra conectar la idea de forma que sea el lector el que llegue a la conclusión. Se maneja muy bién el aspecto sónico del poema y la sintáxis, la cual se vuelve mas compleja en la última estrofa, cuando el poeta reflexiona sobre el regreso a “la nada.”

    Muy bien logrado. Felicitaciones.

    Jim Valero

    Le gusta a 1 persona

    1. 0orelo0 dice:

      Muchas gracias por tus comentarios, se aprecia mucho y se aprende más. ¡Un gran saludo!

      Me gusta

  2. Jim Valero dice:

    Una última sugerencia: Sería mucho mas efectivo, alinear todos los versos a la izquierda. Centrar las lineas del poema le quitan el aspecto dinámico y dramático que versos de diferentes longitudes pueden sugerir.

    Me gusta

    1. 0orelo0 dice:

      Gracias por la sugerencia, no había tomado en cuenta ese detalle. Saludos

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s