Desde la ofrenda

En una visión, el copal vuela desde lo alto de los templos.

El blanco humo se levanta en la nueva ciudad, descendiente de Tenochtitlán,
honrando a los antiquísimos dioses que ya nadie recuerda.

Ni siquiera una mención a ellos se escucha,
olvidados.

Al norte, el Mictlán, espera con alegría sin distinguir a nadie.
Del sur, recuerdos del patrón de las guerras;
desde el poniente, aún soplan los vientos divinos;
por el oriente, asoman los dominios de las aguas.

Otros más quisieran ser nombrados.

Finalmente, el copal se funde en el cielo obscuro,
ahí donde aquellos dioses todavía existen.
Tal vez, en algún momento, nos reunamos con los dioses olvidados

En el lugar donde las palabras tienden a los limites del infinito,
ahí estará el descanso eterno.

Por Raymundo Arjona

© Todos los derechos reservados.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Jim Valero dice:

    Bello poema nostálgico por los dioses “que ya nadie recuerda.” El poeta utiliza algunos elementos de la mitología Nahuatl para formar el poema: alusiones a los dioses, Mictlán, Tláloc indirectamente. La imágen del copal funciona como vehiculo en las 6 estrófas del poema, desde el primer verso, en el cual “vuela desde lo alto de los templos,” en la primera estrófa, hasta la penúltima, en donde “el copal se funde en el cielo obscuro.”

    En su recorrido, el poeta reflexiona en el olvido de los antiguos dioses, los cuales “quisieran ser nombrados,” aunque, paradójicamente, el poema tampoco tiene espacio para nombrarlos a todos.

    Finalmente, el poeta especula que “Tal vez, en algún momento, nos reaunamos con los dioses olvidados,” en el lugar donde “estará el descanso eterno.” Esta última imágen contiene una gran carga ideológica Cristiana, lo cual choca con el tema pagano del poema. Tal vez sería mejor acabar el poema en la oración anterior.

    Una imágen que también merita revisión es la que describe como Mictlán, el lugar de los muertos en el noveno círculo del inframundo, “espera con alegría.” Es difícl conciliar la idea de Mictlán, el cual es un lugar obscuro en el fondo del universo, con la idea de “alegría.”

    Fuera de estas dos imágenes que, a mi parecer deben revisarse, el poema evoca la nostalgia del olvido por las tradiciones prehispánicas, en un mundo donde los valores tradicionales parecen desaparecer y ser suplantados muchas veces por un nihilismo bárbaro.

    Jim Valero

    Le gusta a 2 personas

  2. Jim Valero dice:

    Un lugar interesante sobre la mitología Náhuatl es: http://www.samaelgnosis.net/revista/ser49/mictlan.html

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s